top of page
  • Foto del escritorAcontecer Riviera Maya

Cancelan Asociación Público-Privada para Construir el Puente Vehicular Nichupté de Cancún

-Reconoce el gobernador Carlos Joaquín que luego de que la federación no entregó el subsidio de 2 mil millones de pesos, la iniciativa privada perdió el interés en participar en la obra

-Afirma que buscarán que se realice exclusivamente con recursos públicos federales y estatales >Dice que se bajaría su costo y ya no se cobraría cuota

-Con el esquema de APP, el puente iba a generar una deuda de 20 mil millones de pesos en 28 años


CHETUMAL, Q.ROO, 10 de diciembre.- La Asociación Público-Privada quedó cancelada como opción para construir el Puente Vehicular Nichupté, luego de la iniciativa privada perdió el interés de participar en el proyecto al no otorgar la Federación el subsidio de 2 mil millones de pesos que había anunciado para la obra.

Lo anterior lo reconoció el gobernador del estado, Carlos Joaquín González, quien dijo que ahora se buscará que el puente se construya solamente con inversión de recursos públicos federales y estatales.

El gobernador confirmó que trabajan en el cambio de esquema para la construcción del puente, mismo que esperan sea anunciado en la próxima visita que realice el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a Quintana Roo.

Manifestó que el puente vehicular se pretendió construir con el esquema de Asociación Público-Privada con metas muy amplias, porque además de los carriles para el tránsito vehicular contemplaba ciclovías y vías para caminar, así como esquemas de mantenimiento por el tiempo que durara el contrato.

Pero ahora que ya no hay interés de la empresa privada para participar en la construcción del puente, se está trabajando en la readecuación de proyecto, para que tenga un costo menor y pueda ser financiado exclusivamente con recursos públicos.

Con la reestructuración del proyecto original, el puente vehicular tendría un costo de aproximadamente 3 mil 675 millones de pesos, es decir, mil millones menos de lo presupuestado.

Además, dijo que con el cambio de esquema de construcción, el puente ya no sería de cuota, por lo que reiteró que se realizan las gestiones con el gobierno federal para que el proyecto sea considerado como obra pública para poderlo realizar.

Cabe recordar que la Asociación Público-Privada fue autorizada con un esquema que contemplaba un costo de 4 mil 675 millones 853 mil 749 pesos, de los cuales 2 mil millones de pesos se esperaba que fuera de subsidio federal.

En este esquema la empresa privada sólo iba a aportar alrededor de mil 175 millones de pesos, porque los otros mil 500 millones iban a ser de deuda que contratara la asociación pública-privada después de ser constituida.

Sin embargo, al no entregar el gobierno federal el subisidio de 2 mil millones de pesos, la iniciativa privada ya perdió el interés en el proyecto, porque no va a aportar ese dinero que no había previsto poner desde un principio.

Hasta el momento se sabe que sólo hubo interés de la empresa Conoisa, del Grupo ICA, por construir el puente, y de hecho su propuesta financiera fue la que se presentó al Congreso del Estado, misma que generaría una deuda al gobierno de Quintana Roo superior a los 20 mil millones de pesos por 28 años por el pago de contraprestaciones con recursos del peaje del puente y participaciones federales.

Cabe recordar que Cambio 22 ya había advertido de que el proyecto de asociación público-privada para construir el puente vehicular Nichupté estaba en riesgo de ser cancelado, porque ya había tenido tres retrasos y el último lo había colocado al límite del final del sexenio para su realización.

Los retrasos se debieron, primero, a que el gobierno federal condicionó la entrega de los 2 mil millones de pesos de subsidio a la realización de estudios ecológicos y la necesidad de mover el trazo original del puente para evitar zonas de manglar en el sistema lagunar, además de que carece todavía de Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) ni tenía completos los terrenos.

Sin embargo, al final de cuentas el subsidio federal no se entregó, porque al final de cuentas la promesa del exsecretario de Hacienda Arturo Herrera para apoyar la asociación público-privada no tuvo realmente el respaldo del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

No obstante, el gobierno del estado había cambiado su discurso para decir que la iniciativa privada iba a aportar esos 2 mil millones de pesos para realizar la obra, cosa que a final ya no sucedió, sino que, al contrario, perdió el interés de participar en el proyecto.

Kommentare


LOGOS editables EMBOTELLADORES-02.png
CCIM_PRODUCTOS_Final_Curvas.png
bottom of page